ForoTortuga

Tu foro sobre tortugas
Fecha actual 20 Ene 2018 19:06

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 06 Nov 2014 12:32 
Desconectado
Administrador/a
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Mar 2013 18:23
Mensajes: 6551
Ubicación: Madrid
Todos los procesos fisiológicos en animales y humanos están regulados por las enzimas. Las enzimas son moléculas de naturaleza proteica que catalizan reacciones químicas, siempre que sean termodinámicamente posibles: Una enzima hace que una reacción química que es energéticamente posible pero que transcurre a una velocidad muy baja, transcurra a mayor velocidad que sin la presencia de la enzima.. Su función es más eficiente dentro de un rango de temperaturas. Este rango varía entre las enzimas. Todos los animales, para funcionar, necesitan mantener su cuerpo dentro de la banda de temperatura a la que sus enzimas ejercen su función. En animales ectotermos, como los reptiles, esto sólo puede hacerse si se puede encontrar un ambiente a la temperatura adecuada. Fuera de esta zona de temperatura óptima (ZTO) las enzimas que regulan los diferentes procesos del cuerpo funcionarán de forma ineficaz o se detendrán. Algunas especies pueden sobrevivir a temperaturas extremas de hibernación (en frío) o de estivación (caliente), pero sólo bajo condiciones especiales.
A temperaturas por encima de la zona de temperatura óptima, la actividad de las enzimas aumentará. Algunas reacciones químicas se acelerarán, y la actividad del animal y el sistema inmunológico mejorarán pero, si esa temperatura se mantiene en el tiempo, los procesos enzimáticos se acelerarán al irse desnaturalizando las enzimas. Además, se incrementará el consumo de energía y de oxígeno, provocando un mayor envejecimiento y muerte celular. A temperaturas por debajo de la actividad química, las reacciones enzimáticas se vuelven más lentas y finalmente se detienen.
Una temperatura incorrecta puede causar enfermedad de varias formas. El sistema inmune está formado por linfocitos, leucocitos, anticuerpos, células T, citoquinas, macrófagos, neutrófilos y otros componentes que detectan y combaten a los agentes patógenos mediante procesos químicos que dependen de la temperatura. Si ésta no es la correcta, dejarán de cumplir su función, volviendo vulnerable al animal a todo tipo de infecciones. Por debajo de la temperatura optima, la actividad muscular decrece, incluida la del intestino, por lo que el contenido intestinal quedará estancado y las bacterias presentes en él tendrán la oportunidad de multiplicarse. Al hacerse más lenta la circulación sanguínea, a través de la pared intestinal pasarán dichas bacterias, entrando en el torrente sanguíneo, donde sobrevivirán al no funcionar correctamente el sistema inmunológico. Al circular por él, contaminarán otros órganos y tejidos, produciendo abscesos e infecciones generalizadas. Aún en el caso de que se recuperara la temperatura óptima, las bacterias sobrevivirán después de haber evadido las defensas del organismo y podrían llegar al tejido óseo.
Es esencial conocer la temperatura óptima de la especie que vayamos a mantener, incluso dependiendo de la edad, sexo, estación, hora del día, etc. así como la forma correcta de aplicarlo. No es igual la forma de absorber el calor de una iguana a la de una tortuga. Además, es muy importante crear zonas a distintas temperaturas (óptima máxima y óptima mínima) para que el animal disponga de un gradiente suficiente para poder llevar a cabo su auto-regulación.
Otro factor a tener en cuenta es el tamaño de la fuente de calor y su ubicación. Una pequeña bombilla no calienta a un animal grande de forma uniforme, sobrecalentando unas zonas y dejando frías otras. Las tortugas reciben el calor por arriba, directamente del sol y se entierran en sus madrigueras para refrescarse (disipan el calor por la zona ventral). Si la fuente de calor se coloca bajo el sustrato, esta estrategia no funciona y provoca stress en el animal, liberando cortisona y esteroides que provocan un mal funcionamiento del sistema inmune. Además, el calor proporcionado por la zona plastral puede conducir a deformidades en el caparazón.
Además, algunas especies requieren variaciones de temperatura estacionales para llevar a cabo su comportamiento natural (cría, hibernación, estivación, etc), así como pequeñas variaciones día/noche.
Un buen conocimiento del medio en el que ha evolucionado la especie que tengamos es una buena forma de darle las condiciones de vida que necesita.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 06 Nov 2014 22:36 
Desconectado
XI- Lissemys

Registrado: 10 Sep 2014 01:23
Mensajes: 978
Ubicación: Bilbao
Vaya explosión de sabiduría. Muy interesante, sí señor.

_________________
Siempre progresando.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 07 Nov 2014 19:15 
Desconectado
IV- Dipsochelys

Registrado: 01 Ago 2014 18:45
Mensajes: 221
Un aplauso, muy buen artículo, muchas gracias


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 09 Nov 2014 17:09 
Desconectado
Moderador/a
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Mar 2013 20:06
Mensajes: 5723
Genial Concha!!

_________________
Imagen

Uploaded with ImageShack.us


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB-Es.COM